febrero 23, 2024
Origen de los Hidrocarburos

Origen de los Hidrocarburos: De Fósiles a Combustibles

El Origen de los Hidrocarburos, siempre ha sido un tema fascinante para la ciencia y, por supuesto, para nuestra sociedad moderna, jugando un papel transcendental en el desarrollo de la industria energética y la vida cotidiana. Su origen geológico ha sido objeto de intenso estudio e investigación a lo largo de décadas.

Desde la acumulación de materia orgánica en antiguas cuencas sedimentarias hasta las teorías que explican su generación, examinaremos la evidencia geológica que respalda estas ideas y su relevancia en la explotación responsable de los recursos naturales.

La comprensión del origen de los hidrocarburos es esencial para el desarrollo sostenible de fuentes de energía y la preservación del medio ambiente.

Se han propuesto diversas teorías a lo largo del tiempo, incluyendo la explicación orgánica basada en la materia orgánica acumulada y la teoría inorgánica que sugiere la formación abiótica de estos compuestos.

A través del análisis de biomarcadores y técnicas geoquímicas, los geólogos han logrado descubrir pistas valiosas sobre el proceso de maduración y formación de los hidrocarburos.

Teorías sobre el Origen de los Hidrocarburos

Teoría biogénica u orgánica

Generalidades

La teoría biogénica u orgánica es una de las explicaciones más aceptadas y respaldadas científicamente sobre el origen de los hidrocarburos.

Esta teoría postula que los hidrocarburos, como el petróleo y el gas natural, se forman a partir de la descomposición y transformación de materia orgánica acumulada en cuencas sedimentarias a lo largo de millones de años.

El proceso comienza con la acumulación de restos de organismos marinos y terrestres, como fitoplancton, zooplancton, algas, plantas y esporas, en ambientes lacustres y marinos.

Estos restos orgánicos se depositan en los sedimentos y se entierran bajo capas sucesivas de sedimentos más jóvenes. Con el tiempo, la materia orgánica se somete a un proceso de enterramiento y diagénesis temprana, lo que lleva a la formación de kerógeno, una sustancia rica en carbono que actúa como precursor de los hidrocarburos.

A medida que la maduración del kerógeno progresa mediante catagénesis y metagénesis, se descompone gradualmente, liberando hidrocarburos líquidos y gaseosos en el proceso.

Estos hidrocarburos migran desde la roca generadora hacia trampas porosas y permeables, como areniscas y rocas carbonatadas, formando yacimientos de petróleo y gas.

Contribución de los restos de organismos en la formación de hidrocarburos

El apoyo científico a la teoría biogénica es sólido y se basa en múltiples líneas de evidencia. Los estudios de biomarcadores, que son compuestos químicos específicos que se encuentran en la materia orgánica y se preservan en las rocas generadoras, han proporcionado pruebas contundentes de la presencia de restos de organismos en los hidrocarburos y su relación con la materia orgánica original.

Además, la composición de los hidrocarburos extraídos de diferentes yacimientos petrolíferos coincide con la composición de los kerógenos presentes en las rocas generadoras de esas áreas.

Esto respalda la idea de que los hidrocarburos se originan a partir de la descomposición y transformación de la materia orgánica depositada en las cuencas sedimentarias.

Si bien la teoría biogénica es ampliamente aceptada, también hay debates sobre aspectos específicos de este proceso, como la contribución relativa de diferentes tipos de materia orgánica en la formación de hidrocarburos, la influencia de condiciones geológicas y el papel de los microorganismos en la maduración del kerógeno.

Estos temas continúan siendo objeto de investigación y debate entre los geólogos y científicos de la industria petrolera para mejorar nuestra comprensión de los procesos de formación de hidrocarburos.

Teoría abiogénica o inorgánica

Generalidades

La teoría abiogénica o inorgánica propone que los hidrocarburos se forman a partir de fuentes de carbono inorgánico presentes en el interior de la Tierra y no están relacionados con la materia orgánica acumulada en cuencas sedimentarias.

Esta teoría desafía la idea tradicional de que los hidrocarburos son productos de la descomposición de organismos y sugiere que pueden formarse a través de procesos geológicos abióticos.

A lo largo de la historia geológica de la Tierra, se han observado diversas evidencias de hidrocarburos en lugares donde no hay materia orgánica significativa, como en rocas ígneas o en yacimientos situados a gran profundidad, donde el material orgánico no puede haber llegado. La teoría abiogénica se ha planteado para explicar estos hallazgos y proporcionar una alternativa a la teoría biogénica.

Aunque la teoría abiogénica ha sido objeto de estudio y debate desde hace mucho tiempo, hasta ahora, la mayoría de la comunidad científica sigue favoreciendo la teoría biogénica como la explicación principal para el origen de los hidrocarburos, debido a la abundante evidencia que respalda la formación de hidrocarburos a partir de la materia orgánica.

Fuentes de carbono inorgánico

La teoría abiogénica plantea varias fuentes posibles de carbono inorgánico que pueden contribuir a la formación de hidrocarburos. Algunas de las fuentes propuestas incluyen:

  • Carbono magmático: En esta hipótesis, el carbono se origina a partir de reacciones químicas en el manto terrestre. Los fluidos magmáticos pueden liberar hidrocarburos cuando ascienden hacia la superficie y se someten a cambios de presión y temperatura.
  • Carbono inorgánico en rocas: Algunos minerales, como el carbonato de calcio (calcita) y el carbonato de magnesio (dolomita), contienen carbono inorgánico que podría contribuir a la formación de hidrocarburos en ciertas condiciones geológicas específicas.
  • Carbono del manto terrestre: Se ha sugerido que los hidrocarburos podrían formarse en el manto terrestre debido a reacciones geoquímicas complejas, y luego ascender hacia la superficie a través de fisuras y fallas geológicas.

La composición y el tipo de kerógeno presentes en una formación geológica son factores críticos que influyen en la generación y acumulación de hidrocarburos en un yacimiento petrolero o de gas natural.

Transformación de la Materia Orgánica en Kerógeno

La transformación de la materia orgánica en kerógeno es una etapa crucial en el proceso de generación de hidrocarburos. Esta transformación ocurre durante lo que se conoce como «diagénesis temprana», que es una etapa inicial del proceso de enterramiento y compactación de la materia orgánica depositada en cuencas sedimentarias (Figura 1).

Cuando los restos de organismos, como el fitoplancton y el zooplancton, caen al fondo del mar o quedan atrapados en capas de sedimentos en ambientes terrestres, se acumulan y comienzan a ser cubiertos por capas de sedimentos más jóvenes.

La presión de las capas superiores ejerce fuerza sobre la materia orgánica, y con el tiempo, la temperatura y la presión aumentan a medida que se acumulan más capas de sedimentos.

Bajo estas condiciones geológicas, los componentes orgánicos de los restos de organismos comienzan a sufrir una serie de transformaciones químicas conocidas como diagénesis temprana.

Durante este proceso, se produce una pérdida de agua y otros compuestos volátiles, lo que conduce a una concentración relativa de carbono.

A medida que se desarrolla la diagénesis temprana, la materia orgánica se convierte en una sustancia sólida y rica en carbono llamada kerógeno.

El kerógeno es una sustancia precursora de los hidrocarburos líquidos y gaseosos. Su maduración posterior, a través de procesos de catagénesis y metagénesis que involucran temperaturas y presiones más altas, dará lugar a la formación de hidrocarburos como petróleo y gas natural.

Transformación de la materia orgánica en el proceso de generación de hidrocarburos
Fig. 1. Transformación de la materia orgánica.

Tipos de Kerógenos

Los tipos de kerógeno se clasifican en función de su composición química y sus características. Tradicionalmente, se han identificado cuatro tipos principales de kerógeno, conocidos como Tipo I, Tipo II, Tipo III y Tipo IV.

Estos tipos varían en su origen, contenido de carbono, generación potencial de hidrocarburos y otras propiedades. A continuación, se describen brevemente cada uno de ellos:

Tipo I: Kerógeno algal o sapropélico

Características:

  • Proviene de restos de organismos acuáticos, como fitoplancton y algas.
  • Contiene altos niveles de materia orgánica y tiene una composición rica en lípidos, como grasas y aceites.
  • Es el tipo de kerógeno más propenso a generar petróleo y otros hidrocarburos líquidos de alta calidad.

Tipo II: Kerógeno marino o mixto

Características:

  • Proviene de una mezcla de material orgánico marino, como fitoplancton y algas, y material terrestre, como plantas y esporas.
  • Tiene una composición intermedia entre el Tipo I y el Tipo III, con contenido moderado de materia orgánica y una variedad de componentes orgánicos.
  • Tiene potencial para generar tanto petróleo como gas natural.

Tipo III: Kerógeno terrestre o humoso

Características:

  • Proviene principalmente de restos de material vegetal terrestre, como maderas, hojas y esporas.
  • Contiene niveles moderados de materia orgánica y está compuesto principalmente de polisacáridos y lignina.
  • Tiene mayor potencial para generar gas natural que petróleo.

Tipo IV: Kerógeno inertógeno

Características:

  • Se considera el kerógeno menos propenso a generar hidrocarburos.
  • Es de origen inorgánico y se encuentra en rocas con muy bajo contenido de materia orgánica.
  • No tiene un alto potencial para producir petróleo o gas natural.

Es importante destacar que estos tipos de kerógeno son representativos de una clasificación general, y en la naturaleza, pueden encontrarse mezclas o variaciones de ellos.

Maduración del Kerógeno

Proceso de Catagénesis y Metagénesis

La maduración del kerógeno es un proceso geológico que ocurre durante largos periodos de tiempo debido al enterramiento y el aumento progresivo de la temperatura y presión en las cuencas sedimentarias. Se puede dividir en dos etapas principales: catagénesis y metagénesis.

  • Catagénesis: Es la etapa inicial de la maduración del kerógeno. A medida que las capas de sedimentos se acumulan sobre el material orgánico, la presión y la temperatura aumentan debido al peso de las capas suprayacentes y al calor generado por el gradiente geotérmico. Durante la catagénesis, el kerógeno experimenta una deshidratación adicional, con la liberación de agua y otros compuestos volátiles. Con el tiempo y la continua acumulación de sedimentos, el kerógeno alcanza una etapa más madura conocida como «oil window» o «ventana de petróleo», donde comienza a generar hidrocarburos líquidos, principalmente petróleo (Figura 2).
  • Metagénesis: Es la etapa avanzada de la maduración del kerógeno, caracterizada por un aumento significativo en la temperatura y presión debido al enterramiento más profundo en la corteza terrestre. En esta etapa, el kerógeno continúa descomponiéndose y generando una mayor cantidad de hidrocarburos líquidos, así como gas natural. La metagénesis es responsable de la formación de yacimientos de petróleo y gas en niveles más profundos de la corteza, y su duración y magnitud determinan la calidad y la cantidad de hidrocarburos que se encuentran en una roca generadora.
Ventana del Petróleo
Fig. 2. Ventana del Petróleo.

Influencia del enterramiento en la maduración del kerógeno

La profundidad de enterramiento es un factor clave que influye en la maduración del kerógeno y, por ende, en la generación de hidrocarburos.

A medida que los sedimentos se acumulan sobre la materia orgánica, esta se encuentra sometida a mayores niveles de presión y temperatura a medida que se adentra en las capas más profundas de la corteza terrestre.

La influencia de la profundidad de enterramiento se puede resumir en los siguientes aspectos:

  • Presión y temperatura: A mayor profundidad, aumenta la presión debido al peso de las capas de sedimentos, y también aumenta la temperatura debido al gradiente geotérmico de la Tierra. Estas condiciones favorecen la descomposición del kerógeno en hidrocarburos líquidos y gaseosos.
  • Velocidad de maduración: La tasa de maduración del kerógeno es mayor en zonas con mayor profundidad de enterramiento, lo que significa que la generación de hidrocarburos será más rápida en estos casos.
  • Diferenciación regional: La profundidad de enterramiento puede variar según la ubicación geográfica y la historia geológica de una cuenca sedimentaria. Por lo tanto, la maduración del kerógeno y la presencia de yacimientos de hidrocarburos serán diferentes en distintas áreas geográficas.

La comprensión de cómo la profundidad de enterramiento afecta la maduración del kerógeno es esencial para la industria petrolera, ya que permite identificar las áreas con mayor potencial para la exploración y producción de hidrocarburos.

Además, ayuda a determinar el estado de madurez de los yacimientos y a evaluar su capacidad para generar y acumular hidrocarburos en cantidades comerciales.

Evidencia geológica de la formación de hidrocarburos

Estudios de Biomarcadores

Biomarcadores y su importancia en la identificación de fuentes de hidrocarburos

Los biomarcadores son compuestos químicos específicos que se encuentran en los hidrocarburos y en la materia orgánica presente en las rocas sedimentarias.

Estos compuestos pueden ser rastreados y analizados para identificar la fuente de los hidrocarburos y proporcionar información valiosa sobre su origen geológico.

Los biomarcadores se forman a partir de componentes específicos de los organismos que contribuyen a la formación de hidrocarburos, como lípidos, esteroides, alcoholes grasos y otros compuestos orgánicos.

La identificación y el análisis de biomarcadores son fundamentales para determinar si los hidrocarburos se generaron a partir de la descomposición de materia orgánica biológica, lo que respalda la teoría biogénica, o si podrían haberse formado a partir de fuentes inorgánicas, relacionadas con la teoría abiogénica.

La presencia y abundancia de biomarcadores específicos pueden proporcionar pistas sobre el tipo de materia orgánica original y la madurez del kerógeno en la roca generadora.

Los estudios de biomarcadores son una herramienta valiosa en la investigación geológica y en la exploración de hidrocarburos.

Aplicaciones de los Biomarcadores

Algunas aplicaciones importantes de los biomarcadores son:

  • Correlación de yacimientos: Los biomarcadores pueden ser utilizados para correlacionar yacimientos de hidrocarburos, es decir, para determinar si los hidrocarburos en diferentes lugares tienen la misma fuente de origen. Esto puede ser útil para entender la distribución regional de los recursos de hidrocarburos.
  • Identificación de paleoambientes: Los biomarcadores pueden proporcionar información sobre los antiguos ambientes en los que se acumuló la materia orgánica y se formaron los hidrocarburos. Esto es relevante para comprender la paleogeografía y la evolución de cuencas sedimentarias.
  • Evaluación de la madurez del kerógeno: Los biomarcadores pueden usarse para evaluar la madurez térmica del kerógeno en la roca generadora. Esto es crucial para determinar la ventana de generación de hidrocarburos y la calidad del petróleo o gas que se puede esperar encontrar.
  • Exploración de nuevas áreas: Los biomarcadores pueden ayudar en la exploración de nuevas áreas prospectivas para la búsqueda de hidrocarburos. Al analizar rocas y fluidos de superficie, se puede inferir la presencia de rocas generadoras enterradas y la posible existencia de yacimientos de petróleo y gas.

Análisis geoquímicos de rocas y fluidos

Técnicas usadas en los análisis geoquímicos

Los análisis geoquímicos de rocas y fluidos son fundamentales para obtener información detallada sobre la composición y características de las muestras geológicas relacionadas con los hidrocarburos.

Estas técnicas permiten a los geólogos y geoquímicos obtener datos precisos sobre la presencia de hidrocarburos y evaluar la madurez y el origen del kerógeno.

Algunas de las técnicas utilizadas son:

  • Cromatografía de gases acoplada a espectrometría de masas (GC-MS): Esta técnica es ampliamente utilizada para analizar la composición química de los hidrocarburos presentes en muestras de rocas y fluidos. La GC-MS separa los componentes y proporciona información sobre los diferentes compuestos presentes, lo que permite identificar biomarcadores y caracterizar la madurez del kerógeno.
  • Espectroscopía infrarroja (FTIR): Esta técnica se utiliza para analizar la composición mineralógica de las rocas y fluidos. Permite identificar los minerales presentes y proporciona información sobre las condiciones geológicas en las que se formaron las rocas generadoras.
  • Espectrometría de masas (MS): Se emplea para medir las relaciones isotópicas de elementos presentes en las muestras. La proporción de ciertos isótopos puede revelar pistas sobre el origen de los hidrocarburos y la posible contribución de fuentes inorgánicas.
  • Pirólisis Rock-Eval: Es una técnica específica para medir la cantidad de hidrocarburos generados y liberados de una muestra de roca generadora bajo condiciones controladas de temperatura. Esto ayuda a evaluar la madurez térmica del kerógeno y estimar su potencial para generar hidrocarburos.

Interpretación de los análisis geoquímicos

La interpretación de los resultados de los análisis geoquímicos es esencial para comprender el origen y la formación de los hidrocarburos en una cuenca sedimentaria. Algunos aspectos importantes a considerar son:

  • Composición de hidrocarburos: El análisis de la composición de hidrocarburos identifica biomarcadores y otros compuestos que indican la presencia de materia orgánica y el tipo de organismos que contribuyeron a la formación de los hidrocarburos.
  • Madurez del kerógeno: La pirólisis Rock-Eval y otras técnicas de evaluación de la madurez térmica ayudan a determinar la etapa de madurez del kerógeno y su capacidad para generar hidrocarburos líquidos o gaseosos.
  • Fuentes de carbono: Los análisis isotópicos y otras técnicas permiten investigar si los hidrocarburos provienen de fuentes orgánicas (biogénicas) o inorgánicas (abiogénicas).
  • Condiciones geológicas: El análisis de minerales y otras características geoquímicas de las rocas y fluidos proporciona información sobre las condiciones geológicas en las que se formaron los hidrocarburos y ayuda a reconstruir la historia geológica de la cuenca.

En conjunto, los análisis geoquímicos son fundamentales para obtener una visión completa y detallada del origen y la formación de los hidrocarburos en una región, lo que guía la exploración y producción responsable de recursos petroleros y gasíferos.

Estas técnicas permiten tomar decisiones informadas sobre el potencial económico de los yacimientos y la calidad de los hidrocarburos presentes.


Si te ha gustado este artículo y crees que es valioso, compártelo en tus redes sociales para ayudarnos a difundir la información. Si tienes dudas, comentarios o sugerencias, déjalos en la sección de comentarios. ¡Valoramos tu opinión!

Marcelo Madrid

Ingeniero de Petróleo graduado en la Universidad de Oriente (Venezuela) en el año 2007. Trabajé durante 14 años en la industria petrolera, principalmente en el área de Ingeniería de Yacimiento y Geología: Desarrollo y Estudios Integrados. Editor principal de Geoplaneta.net.

Ver todas las entradas de Marcelo Madrid →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *